La inflación seguirá bajando - El Banco de la República entrega el informe sobre inflación

El Informe sobre Inflación presentado por el Banco de la República revela los detalles del comportamiento de la inflación en los últimos meses y proyecta lo que se puede esperar para los meses siguientes. En este Informe se presenta el detallado análisis que hace la Junta Directiva del Banco sobre la situación de la economía, con el fin de orientar las decisiones de política económica.

Las principales conclusiones del Informe de Inflación presentado hoy por el Banco de la República son las siguientes:

  • La tasa de inflación de 9.2%, registrada a diciembre de 1999 es la más baja desde 1970, año en el cual fue de 6.6%.
  • En diciembre de 1999 se completaron ocho meses consecutivos con una inflación de un dígito.
  • Los indicadores de inflación básica, es decir, excluyendo los componentes más volátiles de la canasta, muestran una reducción en su crecimiento. El promedio de indicadores de inflación básica en diciembre muestra un aumento de 9.1%.
  • Los modelos estructurales y de series de tiempo sugieren que la inflación al finalizar el año 2000 se ubicaría en un rango entre el 8% y el 10%. Otras estimaciones indican que hay una probabilidad no despreciable de que la inflación se sitúe por debajo de la meta a finales del 2000.
  • Para el año próximo, los modelos indican que la inflación podría continuar reduciéndose alrededor de 2 puntos adicionales, es decir podría estar en un rango de entre 8 y 6%.
  • La encuesta de expectativas de inflación que realiza el Banco de la República revela que las expectativas de inflación disminuyeron a lo largo de 1999. Las expectativas de inflación de largo plazo continuaron reduciéndose en el cuarto trimestre de 1999. La inflación esperada para diciembre del 2000 es de 10.4%. En septiembre se esperaba una inflación de 11.3% en el 2000.
  • Los indicadores de la actividad real sugieren que la producción en el cuarto trimestre de 1999 posiblemente registró un incremento respecto a la del trimestre inmediatamente anterior, aunque seguiría siendo inferior a la del mismo trimestre de 1998. Los indicadores que permiten afirmar lo anterior son:
  • El aumento en el consumo de energía eléctrica en diciembre.
  • El leve repunte de las ventas financiadas con tarjetas de crédito en el mismo mes
  • La mayor utilización de la capacidad instalada a noviembre
  • El menor ritmo de contracción de las importaciones durante el último trimestre
  • Las tasas de crecimiento anual positivas exhibidas por las exportaciones totales y no tradicionales durante noviembre.
  • En el mes de diciembre se presentó una fuerte expansión monetaria como resultado del incremento en la demanda de efectivo y reserva inducido por los temores del público ante el problema informático del año 2000. Este aumento de la base monetaria a finales del año se ha revertido en las primeras semanas de este año. Durante el cuarto trimestre la cartera real continuó contrayéndose a una tasa similar a la observada a finales del tercer trimestre.
  • Las tasas de captación nominales y reales para el promedio del cuarto trimestre disminuyeron respecto al nivel promedio del tercer trimestre, en tanto que las tasas de colocación, nominales y reales, se mantuvieron relativamente estables.
  • La opinión pública debe valorar la magnitud de los beneficios de haber logrado una tasa de inflación de un dígito. Con la reducción de la inflación disminuyen las distorsiones de la economía, aumenta la eficiencia en la asignación de recursos y se reducen las transferencias injustificadas de ingreso, con lo cual es de esperar un aumento en la tasa de crecimiento de largo plazo de la economía colombiana y una mejora en el bienestar de la población. Se debe aprovechar la caída de la inflación en 1999 para consolidar hacia el futuro una tasa de inflación baja, similar a la de los países desarrollados.
Miércoles, 26 Enero 2000