Monedas de reserva


Una moneda de reserva es una moneda ampliamente utilizada por bancos centrales para invertir las reservas internacionales. Las monedas de reserva se caracterizan por su facilidad para negociarse y son frecuentemente utilizadas en el comercio internacional y en las operaciones financieras internacionales. La Resolución Externa 8 de 2000, artículo 72, estable que las monedas de reserva en las que el Banco de la República puede efectuar sus operaciones son: corona danesa (DKK), corona noruega (NOK), corona sueca (SEK), dólar de Australia (AUD), dólar de Canadá (CAD), dólar de los Estados Unidos de América (USD), dólar de Nueva Zelanda (NZD), euro (EUR), franco suizo (CHF), libra esterlina británica (GBP), yen japonés (JPY), Reminbi chino (CNH/CNY), dólar de Hong Kong (HKD), dólar de Singapur (SGD) y won coreano (KRW).