Junta Directiva del Banco de la República presenta segundo informe del año al Congreso

  • Español
  • English

En el día de hoy la Junta Directiva del Banco de la República entregó su segundo Informe del presente año al Congreso de la República. En él se analiza el desempeño de la economía colombiana durante el primer semestre y sus perspectivas para lo que resta de 2013. De igual forma se examina el entorno internacional y se abordan otros temas de interés, tales como: el comportamiento de la economía regional, el manejo de las reservas internacionales y la situación financiera del Banco de la República.


Durante el primer semestre, el contexto externo se caracterizó por una demanda mundial algo más débil que lo proyectado, por menores precios de los bienes básicos y por unos términos de intercambio más bajos, lo cual ha afectado el crecimiento de las economías emergentes productoras de dichos bienes. Desde mediados de mayo, el temor de un retiro anticipado del programa de estímulo monetario por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) generó volatilidades en los mercados de capitales y financieros de un gran grupo de economías emergentes, además de una depreciación generalizada de las monedas en relación con el dólar estadounidense.

El informe señala que el desempeño de la economía mundial en el primer semestre ha generado una revisión a la baja de las proyecciones de crecimiento internacional para el presente año por parte de varios analistas. En particular, el FMI redujo sus proyecciones de crecimiento para 2013 de las economías avanzadas de 1,3% a 1,2% y para las economías emergentes de 5,3% a 5,0%.

En este contexto internacional, la economía colombiana presentó una desaceleración moderada al registrar un crecimiento anual de 2,8% en el primer trimestre de 2013, frente a 3,1% observado entre octubre y diciembre de 2012. Entre estos periodos, factores como  el menor nivel de confianza de los consumidores, así como un ritmo de crecimiento del endeudamiento de los hogares más bajo, contribuyeron a la desaceleración del consumo privado, desde 4,6% a 3,2%. Por su parte, la formación bruta de capital fijo se aceleró de 3,8% a 7,2%, gracias al buen desempeño tanto de la construcción y edificaciones como de las obras civiles.

En cuanto a las ramas de actividad, en el primer trimestre del año las mayores tasas de crecimiento se observaron en la construcción y en los servicios sociales, comunales y personales. Otros sectores que presentaron un desempeño mejor al de la economía en su conjunto, pero que moderaron su crecimiento con respecto al observado en 2012, fueron los servicios financieros y los suministros de electricidad, gas y agua. Por su parte, las actividades que registraron un crecimiento menor al del PIB fueron la agricultura, la minería y el transporte. La actividad industrial fue la única rama que mostró una contracción.

Las condiciones del mercado laboral continuaron mejorando, y en el trimestre comprendido entre marzo y mayo la tasa de desempleo continuó cayendo hasta alcanzar 9,9% para el total nacional y 10,9% para las trece principales áreas metropolitanas, niveles que corresponden a los mínimos observados desde 2001. Los trabajadores asalariados continúan siendo los que más contribuyen al crecimiento del empleo, lo cual es considerado como un indicador de mejoría en la calidad, en la medida en que este tipo de trabajo es más estable, ofrece mejores ingresos y brinda mayores posibilidades de acceso al crédito.

La nueva información de actividad económica y sus proyecciones sugieren que el crecimiento del segundo trimestre será mayor que el observado a comienzo de año. Para el segundo semestre se espera que las reducciones observadas de tasas de interés del Banco de la República, junto con los programas de reactivación adelantados por el gobierno nacional,  tengan pleno efecto sobre la actividad real del país. Con ello, en todo 2013 el aumento del PIB podría situarse alrededor de 4%.

En junio la inflación al consumidor se situó en 2,16%, cifra inferior al registro de finales del año pasado (2,44%). En el primer trimestre de 2013 la inflación anual se mantuvo ligeramente por debajo del 2,0%, y mostró una leve tendencia ascendente a partir de abril, similar a lo proyectado por el Banco de la República.

Con un nivel de producto inferior al que se puede generar con la capacidad instalada,  un nivel de inflación bajo y sus expectativas ancladas en la meta de largo plazo (3%), la Junta Directiva del Banco determinó seguir aumentando el estímulo monetario a la economía. Para ello, durante el primer semestre del año la tasa de interés de política se redujo 100 puntos básicos (pb) adicionales, pasando de un nivel de 4,25% al finalizar 2012 hasta llegar a 3,25% en marzo. Esta reducción se ha transmitido en igual o mayor magnitud  a las tasas de interés nominales del sistema financiero.

El diagnóstico del entorno internacional indicó la conveniencia de continuar con el programa de acumulación de reservas internacionales para garantizar los pagos externos del país y minimizar su vulnerabilidad ante choques exógenos. De esta forma, durante el primer semestre del año el Banco de la República compró US$4.119,5 millones, y dado lo anunciado en mayo por su Junta Directiva, dichas compras llegarían al menos a US$6.070 millones entre enero y septiembre de 2013. 

 

Consulte aquí el Informe al Congreso de 2013

Viernes, 2 Agosto 2013
10:54